3000: Tres imágenes de la salida de aniversario que valen por mil.

4 Feb

I

Las ocho de la noche del centro de Miraflores vive lo que algunos llaman “la agonía vehicular más larga del sistema sexagesimal”. El silencio resignado de los trabajadores y sus máquinas, el sudor en la frente de los taxistas al final de su ruta y el limbo atemporal de un micro que sobrevivió a la Javier Prado. Esa noche a las ocho ninguno esperó algo diferente.

Discretos, concentrados, silenciosos, mujeres y hombres iban apareciendo por calles y avenidas sobre dos ruedas. Bastaba con dar una vuelta atenta para sentir que algo estaba por pasar. Un ciclista que esperaba la luz verde de la calle Olaya fue observado con complicidad por un niño terminando un helado de vainilla. Un abuelo se acercó sorprendido a la bicicleta de una chica que venía a pie y le dijo que su bici era igual a la que usaba en los sesentas.

Cuando las parejita más enamorada de miraflores que salía del Café de La Paz levantó la vista, casi trescientos ciclistas esperaban la partida a algun lugar en las calles de sus expectativas.

II

Llenar de bicicletas Comandante Espinar es la mejor manera de decir “¿eramos muchos no?”. Llenar la Av. Arequipa es la forma más clara de decir “existimos”. Los ciclistas de la noche del 3 de febrero no cerraron la avenida como reclamaban intensamente detrás de la última fila de bicicletas. Los ciclistas de la noche del 3 de febrero sólo se pusieron de acuerdo para salir a la vez y movilizarse por las calles.

III

La avenida Grau en Barranco, viniendo del parque central es cuesta abajo hasta la altura del ex mercado. Desde atrás se podía obtener la panorámica más impactante de la ruta: una interminable, compacta e intensa masa de bicicletas.

Ya detenidos en Sáenz Peña, sólo habían caras de felicidad. La misma del chico con bici nueva. La misma de la persona que pensó por un momento que no era capaz de llegar al final.

por LS.

One Response to “3000: Tres imágenes de la salida de aniversario que valen por mil.”